En la calle, codo a codo, somos mucho más que dos.

sábado, 27 de octubre de 2012

Para reflexionar...

    Esta semana me he encontrado con este decálogo de Cómo convertir a tu hijo en un delincuente que Emilio Calatayud, Juez de Menores de Granada, ha hecho famoso y he pensado en compartirlo en el blog porque creo que podría ser un buen punto de partida para uno de los próximos CAFEs.
    Queda patente la responsabilidad como padres de cada decisión en cada momento y la importancia de no dejarnos vencer por el cansancio o el desánimo. Es un esfuerzo que siempre merece la pena.
  1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
  2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
  3. Cuando diga palabrotas, riaselas. Esto le animará a hacer cosas más graciosas.
  4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
  5. Recoja todo lo que deje tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbra a cargar la responsabilidad sobre los demás.
  6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.
  7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
  8. Deje todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
  9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
  10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Publicar un comentario en la entrada