En la calle, codo a codo, somos mucho más que dos.

lunes, 28 de enero de 2013

Inteligencia emocional: Cómo gestionar de manera eficaz las emociones de nuestros hijos.

Resumen de la ponencia que sobre Inteligencia Emocional nos presentó el pasado miércoles 23 de enero el Equipo Emace. Os incluyo  además el vídeo que sobre el aprendizaje por imitación nos presentaron las ponentes y  fue elegido el mejor vídeo del año en youtube.

La inteligencia emocional nos aporta un plan para gestionar la vida, mejorar la autoconciencia y la confianza en uno mismo, dominar las emociones y los impulsos perturbadores así como aumentar la empatía y la colaboración.
Está demostrado científicamente que tener un cociente emocional desarrollado, determina un gran éxito en la vida personal, social y laboral.
El cociente intelectual determina lo que sabe una persona, la inteligencia emocional determina lo que hará con lo que sabe.
El desarrollo de la inteligencia emocional no está determinado genéticamente. Se puede aprender y entrenar.
 "Las emociones son inteligentes. Vitales para tomar buenas decisiones"
Mientras que cada generación de niños parece ser más inteligente, sus capacidades emocionales y sociales parecen disminuir vertiginosamente.
Numerosos estudios muestran que los jóvenes que poseen  estas habilidades sociales y emocionales son más felices, tienen más confianza en sí mismos y son más competentes como estudiantes, miembros familiares, amigos y trabajadores. Al mismo tiempo, tienen menor predisposición al abuso de drogas o alcohol, la depresión o la violencia.
Tal como se expuso en la ponencia: “Proteger demasiado a los niños es malo porque no aprenden a sacarse las castañas del fuego, y tienen que saber buscar estrategias para tolerar sus frustraciones y afrontar sus conflictos de forma eficaz”. Muchas veces los padres interceden, con toda su buena voluntad, pero causan el efecto contrario: “Les enviamos el mensaje subliminal de que ellos no sirven y les bajamos  la autoestima. Los niños mimados y sobreprotegidos no se quieren y piensan que son incapaces de hacer nada ellos solos”.
            La mayoría de las veces lo que más necesitan los niños que  explican un problema es que se les escuche de manera activa. Quieren sentir que su madre o su padre hacen “acuse de recibo”. Aunque lo parezca, no piden soluciones. A menudo, únicamente escuchando y respaldando sus sentimientos, el propio niño, en su monólogo, encuentra la solución al problema.
Los profesionales de Equipo Emace  subrayan la importancia de   enseñar a nuestros hijos a tolerar la frustración. “Es muy importante ayudarles a controlar la frustración que les genera el no tener lo que desean en cada momento. Eso se aprende en casa, con unos límites y normas claras”. Asimismo,  es imprescindible gestionar las emociones desde la infancia. Muchos niños presentan verdaderas dificultades para controlarse en casa.
Una buena forma de conectar con nuestros hijos: En lugar de preguntar a nuestro hijos “cómo te ha ido el día”. Sería más acertado  el hacerles recordar ¿Qué ha sido lo mejor del día de hoy? ¿Qué ha sido lo peor del día de hoy?
El objetivo es hacerles recordar. Sí le preguntamos de modo general ¿cómo te ha ido el día? Lo más probable  es que nos respondan, bien, normal. Lo más acertado es preguntarle por el detalle. O preguntarles dime algo bueno  y algo malo que te ha ocurrido hoy.
Por último en la web de Equipo Emace, www.emace.es, pueden consultar artículos de inteligencia emocional.

Publicar un comentario en la entrada